Humedades por capilaridad. Iglesia de Los Remedios (Guadalajara)

Los trabajos descritos a continuación corresponden al Proyecto dirigido por la Universidad de Alcalá para la reparación y eliminación de humedades por capilaridad, coordinado por los Arquitectos Técnicos Jorge Carlos Delgado García y Juan Manuel Vega Ballesteros, ambos pertenecientes a la Oficina de Gestión de Infraestructuras y Mantenimiento de dicha Universidad.




Un recorrido histórico.


La Iglesia de Los Remedios de Guadalajara es un antiguo templo católico de estilo renacentista, mandado construir durante la segunda mitad del S.XVI por Pedro González de Mendoza (1428-1495) eclesiástico, político, militar y mecenas castellano conocido como Gran Cardenal de España.

Declarado BIC en 1931, el interior del templo consta de una única y gigantesca nave con columnas adosadas a las esquinas de su crucero, parte de la estructura que sujeta las bóvedas.
La capilla mayor está cubierta por una cúpula de cuarto de esfera.

"El Libro y La Tierra"

En el muro del presbiterio, una imponente pintura al fresco de Jose María Larrondo representando el espíritu universitario de la cisneriana Alcalá expandiéndose por el Valle de Henares.

Actualmente, la Iglesia de Los Remedios es aula magna de la Escuela de Magisterio de la Universidad de Alcalá.




Proceso de los trabajos realizados


El tratamiento elegido para eliminar y controlar las humedades ascendentes por capilaridad que el monumento presenta inicialmente, se basa en el uso de cal hidráulica natural como material más idóneo y compatible con la estructura de mampostería del elemento a intervenir.

En primer lugar y una vez picada la superficie, se humedece abundantemente el soporte para realizar posteriormente un revoco de regularización a base del ligante de cal NHL LIMEPOR LGS mezclado con arena.

Una vez regularizado y transcurridos varios días, iniciamos entonces el sistema de deshumidificación.

Como inicio se satura el soporte con agua y se realiza una primera capa continua de LIMEPOR MONO mezclado con agua. Una vez seca y transcurridas 24 horas se humedece de nuevo el soporte y se aplica una segunda capa de LIMEPOR MONO igualmente mezclada con agua.

Transcurrida una semana, se aplica una capa final de alisado con LIMEPOR EDO.

Regularización soporte con ligante de cal hidráulica natural LIMEPOR LGS
Recrecido con mortero de cal NHL - LIMEPOR MONO
Detalle - Alisado final con mortero de acabado LIMEPOR EDO
Mortero NHL de acabado LIMEPOR EDO



4 comentarios:

Unknown dijo...

Salvador, al final qué hacéis, acabáis con una pintura azul de cal, para que quede todo igualado..

Dpto. Comercial Kimia Ibérica dijo...

Hola Joaquín.

En las fotos no se aprecia bien el color, que es un gris claro, pero efectivamente la terminación debe hacerse con una pintura mineral 100%, cal o silicatos. Siempre es nuestra recomendación. Desde Kimia no disponemos de este tipo de pinturas pero siempre aconsejamos las que a nuestro entender funcionan bien con nuestras experiencias.

Saludos.

Unknown dijo...

Creo entender que hay cierta imprecisión en vuestra frase "El tratamiento elegido para eliminar y controlar las humedades ascendentes por capilaridad...".Entiendo que lo empleais son morteros macroporosos que lo que permiten es que el agua que asciende capilarmente por el muro, pueda evaporarse a través de los macroporos al exterior. Pero la humedad no se"elimina".Sigue estando y al llegar a su punto de equilibrio termina evaporándose.De ahí que vuestra recomendación sea un acabado con pinturas traspirables para así no apreciar los típicos efectos de desconche de la pintura al tratar de salir la humedad.¿Estoy en lo cierto?

Dpto. Comercial Kimia Ibérica dijo...

Efectivamente Eugenio, este sistema se basa en la descompresión de la humedad y el control de las sales que se producen en este proceso. Evitando así que se deterioren los morteros. Como tal necesita que siempre se siga produciendo este efecto y no se interrumpa con la aplición de un revestimiento de terminación no transpirable. Cuando se utiliza el término "eliminar" nos referimos a que no se refleje.
Otro concepto sería la realización de una barrera química que impermeabilizara la base del muro, pero no es el sistema elegido en este caso.